Nuestra historia

La magia del sur...

Si no es ahora... ¿Cuándo?

Hace largos años, un grupo de amigos andaban medios perdidos en un fundo a las orillas del río Baker, el torrente más caudaloso de nuestro país… Estaban congelados y muertos de hambre buscando pescar una trucha o salmón que salvase la cena, sin embargo, cayó la noche y los muchachos tuvieron que conformarse con el infalible asado de vidrio. Así, prendieron la fogata y se instalaron cómodamente a disfrutar de una de las mejores vistas que ofrece la Carretera Austral.

El problema fue que horas más tardes llegó la dueña del terreno en búsqueda de soberanía y con cara de malas pulgas… ¡Afortunadamente, nuestros gurús se las ingeniaron, le sirvieron una copa del mejor vino que tenían, conversaron largo rato del potencial de este paraíso y PAF! Tras un par de brindis eran los nuevos dueños del lugar.

Aún no se sabe cuánto pagaron, no tienen la menor idea del tamaño del terreno ni como se lo repartieron, sin embargo, todos terminaron brindando felices por los Rápidos del Río Baker ¡Salud! Fue un negocio a la antigua, de esos que se firman en servilletas y se cierran con un fuerte apretón de manos… Un verdadero ejemplo de la magia del sur.

Así surgió este Lodge de Pesca, que busca unir a la familia con actividades al aire libre, en un contexto mágico lleno de silencio y estrellas infinitas.

¡Los mismos dueños le siguen poniendo todo su cariño! El lugar ya cuenta con 6 cabañas totalmente equipadas, un quincho, comedor, botes, cañas de pescar, taca taca, Wifi y todo lo necesario para hacer de los Rápidos del Río Baker un espacio de desconexión, desde el cual puedes visitar los mejores parajes de la Carretera Austral o simplemente disfrutar del calor de la chimenea mientras la lluvia golpea tu ventana.

Si aún no te convences, ven y averígualo, porque te doy mi palabra de Patagón que tus mejores vacaciones comienzan aquí.

  • 9.8

    Comodidad

  • 9.5

    Ubicación

  • 8.8

    Limpieza

  • 9.2

    Instalaciones